Todo tiene un comienzo


Todo tiene un comienzo, hasta el mejor golpe de toda la historia. Un comienzo y nada es igual, primeros ensayos con nervios, con incertidumbre, jugando, investigando, probando... nada es fijo, lo único continuo es el cambio. Un director es actor, una maquilladora se convierte en dramaturga, una actriz en directora, otro amigo espectador será protagonista de la nueva historia, la iluminación calienta en un rincón esperando para entrar, una amiga gris de cuatro patas es nuestra espectadora, una silla vieja es la vedet de la escenografía, y esa tijera herrumbrada que no puede faltar… En la madrugada una luz verde cambia a roja pero nadie la ve, de todas formas cambia.
¿Qué es real en este instante? ¿Un sueño?
Las millones de formas de construir una obra hacen que el planeta (nuestro planeta azul al menos) siga girando...

No hay comentarios: